En cualquier buen restaurante de cocina mediterránea en Sant Martí (Barcelona) saben que la cocina catalana ha sido siempre versátil y tradicional, y que para atender bien a quienes desean comer como en casa, es necesario cuidar al máximo los detalles.

La salsa romescu es una de las más icónicas de la cocina catalana, originaria, según dicen, de Tarragona. Su primera aparición documentada se da en 1896, en referencia a una cena celebrada en un xató en Sitges a la que asistía un grupo de teatro que la bautizó durante la velada. Anteriormente, sencillamente se hablaba de ella como salsa vermella, por lo que la fecha de su verdadero origen es incalculable. Se hablaba de romescu "de pescadores", al que se solía añadir bacalao desmigado, o de payeses, que contaba con una mayor cantidad de frutos secos o escarola. En cada restaurante de cocina mediterránea en Sant Martí (Barcelona) es imprescindible.

La base de esta legendaria salsa son los tomates y el ajo asados en horno de leña, pan o carquinyolis para espesar su textura y deliciosas almendras o avellanas tostadas. El pimiento rojo seco de la variedad "cuerno de cabra" suele completar esta receta de intenso sabor, aunque en ocasiones puede ser sustituido por ñora. El aliño puede contar con romero y aceite de oliva, además de pimienta y vinagre. La receta varía según cada cocinero, haciendo la salsa más dulce o picante según el gusto, y añadiendo en ocasiones ajo crudo, guindilla, pimentón, menta fresca o hierbas de cualquier tipo para dar personalidad al romescu. Su nombre vendría del acto de remover y mezclar para obtener el suave resultado.

En Restaurant Can Pineda nuestros profesionales preparan un delicioso romescu solo con los mejores ingredientes para satisfacer al paladar más exigente, sirviéndolo con calçots maravillosamente asados para su mayor disfrute. Bon profit.