Es por todos sabido que en un restaurante de cocina mediterránea en Sant Martí (Barcelona) la variedad de alimentos que puedes consumir es alta. A esto hay que sumarle la calidad que aporta este tipo de comida a nuestra salud.

Siempre que escojas un restaurante de cocina mediterránea en Sant Martí (Barcelona) podrás comprobar cómo cada alimento está escogido de una manera muy representativa de dicha dieta.

Un claro ejemplo de lo que estamos hablando son los calçots. Esta palabra de raíces catalanas se utiliza para dar nombre a una variedad de cebollas. Además de en la comunidad catalana, abundan en los espacios occidentales.

Su origen se debe a la equivocación. Allá por finales del siglo XIX, un campesino llamado Xat Benaiges colocó los calçots al fuego para cocinarlos. Pasado el tiempo y fruto del despiste, cuando regresó, se dio cuenta de que se le habían quemado, pero que, sin embargo, las cebollas por dentro estaban muy tiernas y sabrosas. Su sabor era muy peculiar y delicioso.

Para proceder a su plantación, es necesario obtener los bulbos que se generan de las semillas. La época ideal para sembrarlas ronda el final del invierno, por marzo aproximadamente. Posteriormente, y transcurridos unos 4 o 5 meses, en función de la zona, los bulbos estarán listos para ser recogidos. Una vez se han obtenido los bulbos, se vuelven a plantar y se cubren de tierra para que queden blancos al no recibir los rayos de sol directamente.

En lo que se refiere a su consumo, hay diferentes vertientes. Algunos son partidarios de servirlos y comerlos sin ningún acompañamiento y sin hacer uso de cubiertos. Otros, en cambio, prefieren acompañarlos con carne de butifarra cocinada con el fuego de las brasas que han sobrado de los calçots.

En Restaurant Can Pineda podrás disfrutar de este tipo de comida.